Según las características de la prenda se determina el tipo de secado que requiere. Considerando factores como temperatura, tiempo de permanencia en la máquina e intensidad del ciclo de secado; garantizan una preparación óptima para continuar el proceso.