Las prendas son revisadas, clasificadas y preparadas para dar inicio al proceso de lavado, esta actividad se realiza de acuerdo a las características y condiciones del textil, y sometidas a procesos previos de desmanche que facilitaran la obtención de un resultado óptimo.